sábado, 25 de octubre de 2014

Reflexiones:Tu aroma...


 Tu aroma...

Locamente perdido...
suspiro...

Como nubes en disputas...
mis manos en tus pechos conmovidas...

Me cuesta mantenerme sereno...
apacible en tu atmosfera seductora...

Amar con amor
el aire que respiras...
en noche cóncava...
enigma...

Ansioso...
tras mil demoras vanas...
ganas de abrazarte...
sentir tu carne...cálida...jugosa...

Oh! fogosa fiebre pasional...
besarte aunque me mientas...

En cama vencida...
sabanas de caricias y mimos...

¡Encantadora mía!...
deja que bese la pequeña noche de tu sexo...

Tu aroma…
me da poderío...

Te despojaste de tu exquisita camisa…
perfumada de ámbar...

Murmurabas tantas cosas...
en sonido de gemidos...

Amarte es olerte...
embriagado en fiesta de cuerpos unidos...

El llanto del alma
enjuaga...
en sonrisa de amantes…
¡tu aroma!...

¡Te amo!...

Enrique...

















2 comentarios:

  1. Es tan precioso, este poema! lleno de pasión, ternura. Y la sabiduría de compararla con el ámbar, toda una transmutación de alquimista, metafísica. Es usted un genio y muy amado señor Enrique!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! de corazón!…La belleza compartida en aroma de amistad!…reconforta el alma!...

    ResponderEliminar