jueves, 28 de agosto de 2014

Reflexiones:¿Enfadarse…para qué?...



¿Enfadarse para qué?...

Una de la formas de mostrar vulnerabilidad..
es cuando nos enfadamos...

Es síntoma de inmadurez...
y...
contraproducente para la saludable
opción de comportarnos como adultos...
camino de lo sabio...

La sensibilidad en extremos...
vulnera nuestras emociones
en boca...
gestos...
silencios...
cóleras...

Que fácil es
emerger lo que con esfuerzo escondemos...

Apenas se nos contradice...
no dicen algunas palabras gruesas...
no dan un desaire...
o simplemente
interpretamos según neuronas...

A final de cuentas...
caras avinagradas...
el enfado
feo...inútil...
pone en evidencia nuestras deficiencias...

Dicen los que saben...
que a las personas con mucha madurez...
provocarles en su sentir y pensar...
es perdida de tiempo...

Ell@s...
responden en actitud de percepción...
poniéndose en el lugar del otro...
sin hacer juicios precipitados...
sin tomar en cuenta las posibles ofensas...
¿si las hay?...

Cada cual;
ve...oye...entiende...
a su manera...

Cómo no equivocarnos
en estos multilenguajes...
¿es posible?...

Lo es...
si hablamos poco...
despacio...
pensando lo que decimos...
sabiendo...
¿el por qué y para qué...
hablamos?...

El enojo...
gritar...
chillar...
sacar fuera las amarguras acumuladas...

Esos vómitos rancios en viseras alteran...
liberarlos no es malo...
siempre y cuando
no sea una mala costumbre...
mal carácter
no apto para convivencia...

¿Que necesidad hay de ser tan prematuros?...

Una piedra tirada
en un lago...
hace temblar las aguas en superficie...

Más abajo...
nada de nada...
la poderosa calma
se la traga...

Aprender a amar...
nos indica
que la sonrisa limpia heridas...
que daño no se produce...
a quien habla y oye con el corazón...

Con razón o sin ella…
siempre

la comprensión!…


Con cariño y respeto...

Enrique...







No hay comentarios:

Publicar un comentario